miércoles, 10 de junio de 2015

La Poma y los Graneros Incas, Ruta Nacional 40, Salta


Llego a La Poma como parte y principio de un viaje en bicicleta por los Valles Calchaquies realizado durante quince días desde Piedra del Molino hasta Cafayate y la Quebrada de las Conchas.

LA POMA

Dos siglos después de la llegada de los españoles a América, el colonizador Manuel Félix de Sotevila llegó a este lugar. Estamos en un pequeño valle al oeste del Río Calchaquí y protegidos por distintas serranías. Un lugar que durante aquellos años sirvió para crianza y comercio de mulas con destino a las minas de oro y plata de Potosi.

Llegamos hoy a través de la Ruta Nacional 40 desde Payogasta (2.410 msnm) son unos 50 kilómetros en los que vamos paralelo al Río Calchaquí, con sus valles y quebradas, pequeños poblados que viven de sus fincas y un río encajonado entre barrancas de piedra roja.

Llegando a La Poma podemos visitar los Graneros Incas, las cuevas en Puente del Diablo y tener vistas del Volcán Los Gemelos (3.534 msnm). Este antiguo volcán produjo una erupción de lava que hoy forma lo que se llama Campos Negros, una gran extensión cubierta de piedras pómez negra, entre cardones, pequeñas matas y florcillas silvestres. Se puede realizar una caminata de alta dificultad que demora unas 3 horas hacia este volcán


LA POMA VIEJA

Al norte de La Poma se ubica el pueblo original donde se conservan sus casas de adobe, su iglesia pequeña, una plaza arbolada, sus calles y predios de cultivo empircados. El sismo del 24 de diciembre de 1930 derrumbó la vieja locación y motivo que el pueblo se re-localice un kilómetro más al sur.

La nueva urbanización es menos característica, tiene una gran calle central, manzanas cuadradas y cruces perpendiculares, casas más impersonales, una plaza, iglesia, municipalidad y dos o tres opciones de alojamiento.
GRANEROS INCAS

En nuestro camino bajando desde La Poma hacia Cachi encontramos un sitio de gran valor arqueológico. Desviándonos por el cauce seco de un río unos 500 metros al este de la traza de la Ruta Nacional 40 encontramos una gran cueva natural en las barrancas rojizas, en cuyo interior los incas construyeron graneros para almacenar alimentos.

Son silos de formato circular y rectangular, destinados a almacenar maíz, marlos, cuernos, porotos, lana. Las paredes son de adobe, hay marcas en piedra para señalar los niveles. Los techos eran de madera de cardón.

Este sitio ha sido declarado Monumento Histórico Provincial en 1989. Se estima con datan del período Agro-Alfarero tardío (1000-1500 años DC) y tenían una capacidad de almacenaje de más de 50 m3.


GALERIA DE FOTOS



MAPAS





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada