martes, 11 de marzo de 2014

Ruta Nacional 40, de Esquel a San Carlos de Bariloche

Nuestro país tiene algunos recorridos reconocidos turísticamente que impactan por la belleza de su geografía, su naturaleza, cultura e historia. Así podemos reconocer los Valles Calchaquíes entre Calafate y Cachi en la Provincia de Salta, la Quebrada de Humahuaca en Jujuy, o la Ruta de los Siete Lagos entre San Carlos de Bariloche extendida hasta Junín de los Andes.

Algo más de 250 kilómetros separan las Ciudades de Esquel y San Carlos de Bariloche, un recorrido que se puede realizar actualmente totalmente por el pavimento del nuevo trazado de la Ruta Nacional 40, aunque invita a desviarnos por caminos alternativos en varias oportunidades como la Ruta Provincial 71 que pasa por el Parque Nacional Los Alerces, o el viejo trazado de “la 40” –ahora Ruta Provincial 6- que se dirige a El Maiten y la Cuesta del Ternero.

Es un recorrido que nos ofrece una diversidad de escenarios naturales, bosques andinos de cordillera, valles con multitud de tonos de verdes, chacras de producción de fruta fina, ferias y mercados artesanales, visita a distintos museos regionales que nos cuenta la historia de los pueblos originarios y de los colonos galeses, lagos, ríos, cascadas, aguas verdes glaciares y azules turquesa, Parques Nacionales como Los Alerces, Lago Puelo o Nahuel Huapi, campos de ganado ovino y vacuno, una incipiente estepa con sus tonos de amarillos, ocres, sus coirones, flores silvestres, forestaciones de cipreses, bosques de lengas, floridos arrayanes.

Nuestro punto de partida será la Ciudad de Esquel, con su prolija urbanización de calles y boulevares paralelos y perpendiculares, arbolados y floridos, rodeada de un enorme valle ganadero donde los galeses arribaron en 1888 y fundaron la Colonia 16 de Octubre.

Desde Esquel podemos viajar en el Viejo Expreso Patagónico, visitar el Parque Nacional Los Alerces con sus lagos, bosques, senderos y excursiones náuticas, incluso el milenario alerzal, también se puede visitar la Casa de Máquinas de la Represa Futaleufú, la vecina localidad de Trevelin con su Museo Regional y sus casas de té gales, variedad de pequeñas poblaciones donde encontraremos Casas de Artesanas para conocer de los tejidos mapuches, sus teñidos naturales y los dulces caseros. En Nahuelpan encontramos el Museo de culturas originarias que nos habla de la cultura mapuche y tehuelche, y donde se celebra en el mes de marzo el Kamaruko.

Este es un valle de transición entre el bosque andino y la estepa, la vegetación es baja, a la distancia los álamos sirven para reconocer algunas casas. La Ruta Nacional 40 va recorriendo este valle ganadero rodeado por el Cerro Nahuelpan y el Cordón de Esquel. Es un trayecto de escasas poblaciones aunque bastante tránsito, incluso grandes camiones chilenos.

Equidistante entre El Bolsón y Esquel se encuentra la Estancia Leleque de la familia Benetton, que se dedica al ganado ovino y la lana. Aquí podemos visitar el Museo Leleque que nos cuenta la historia de los pueblos originarios y colonos galeses. Un poco más adelante, la Ruta Provincial 15 nos permite desviarnos hacia la localidad de Cholila y de Villa Lago Rivadavia.

Nosotros elegimos seguir transitando el nuevo trazado de la Ruta Nacional 40 hacia el noroeste. Hacia el norte el viejo trazado sigue de ripio y nos conduce a El Maitén. Esta pequeña localidad donde se destaca la ganadería y las forestaciones de cipreses tiene el importante atractivo de contar con un Museo de La Trochita y realizar visitas a sus talleres donde hoy se sigue trabajando en sus locomotoras y restaurando vagones originales de 1922.

En nuestro recorrido encontraremos muchos cipreses, tanto nativos como extensas forestaciones. Este árbol característico del bosque andino patagónico suele convivir con los coihues, es una conífera de gran tamaño y copa piramidal que puede superar los 30 metros de altura. Tiene hojas perennes y suele crecer en lugares pedregosos, bordeando ríos y lagos.

El camino nos conduce a Epuyén, rodeando los cordones montañosos de Cholila y de Leleque. El paisaje cambia y también cambian las producciones regionales. Ingresamos en una zona mucho más verde, de bosques nativos, de más lluvia y humedad, de producción de fruta fina en pequeñas chacras, de numerosos lagos como el Lago Epuyén y el Lago Puelo.

El mirador del Epuyén es un lugar muy recomendable para hacer una escala gastronómica con una hermosa vista de todo el valle, disfrutar de sus cervezas artesanales, sus dulces de fruta fina, elegir algún recuerdo de viaje. El Hoyo se encuentra en un bonito valle e invita a recorrer sus calles recolectando las moras que crecen en forma silvestre.

El Bolsón al pié del Cerro Piltriquitrón nos recibe con su bohemia, sus cervezas artesanales, su feria de artesanos, sus multitudes de campings, hostels y cabañas, plena de turistas de verano, nos invita a realizar recorridos por caminos vecinales y sendas para subir sus cerros, sea el más próximo Cerro Amigo o llegar hasta el Bosque Tallado y el Refugio del Cerro Piltriquitrón.

Hacia el norte, nuestra Ruta Nacional 40 sigue recorriendo una zona de valles de gran vegetación, camino sinuoso con algunas subidas y descensos, montañas más imponentes, grandes lagos. Reconocemos hacia el este la pequeña Cascada de la virgen, ahumaderos de truchas, la zona de Mallin Ahogado.

Cruzamos el Río Foyel con paisajes muy bonitos. Encontramos algunos paradores en la ruta que ofrecen comidas y productos regionales. Elegimos sin duda el Viejo Almacén (kilómetro 1860.2) por su construcción típica de madera de troncos. Allí además de almorzar podemos conseguir dulces y conservas de la zona.

Ahora si cruzamos el Río Villegas y ascendemos por el nuevo trazado del Cañadón de la Mosca que aunque con menos curvas es otro de los buenos paisajes de nuestro recorrido. Hacia el oeste parte un camino de ripio que nos llevaría a visitar el Lago Steffen donde desaguan el Río Manso que trae sus aguas desde el Cerro Tronador.

Nos recibe más adelante el Lago Guillelmo sobre la margen este de nuestro camino. El Lago Mascardi se introduce en el Parque Nacional Nahuel Huapi, tiene la particularidad que sus aguas desembocan en el Océano Pacífico. Al cruzar el puente sobre el Río Guillelmo se encuentra el acceso hacia el Cerro Tronador y la Cascada Los Alerces. Poco más adelante esta la Villa Lago Mascardi, fundada a mediados del siglo XX y que conserva su estilo boscoso, disperso, de campings y la clásica estación del ACA-YPF.

Si elegimos ingresar al Parque Nacional Nahuel Huapi aquí podemos tener la opción de realizar dos extensas recorridas. Una se dirige a la Cascada Los Alerces (28 kms.) y la otra al pie del Cerro Tronador y su ventisquero (50 kms.), son caminos angostos que tienen horarios de ingreso y de salida, en temporada de verano son muy transitados.

El camino va bordeando la margen sur del Lago Mascardi (brazo Tronador) con sus aguas azules y montañas verdes, transitamos dentro de un frondoso bosque andino. Encontramos una hermosa Playa Negra donde se pueden tener muy lindas vistas, más adelante hay un sector de camping y proveeduría, un mirador del Lago Mascardi. También alguna hostería de montaña donde ofrecen almuerzos y confitería al llegar a Pampa Linda, bordeamos ahora el valle glaciario del Río Manso hasta llegar al mirador del Ventisquero Negro, donde se desprenden los hielos del Glaciar Manso y se forma una laguna de aguas verdes lechosas con pequeños témpanos. Más adelante y como último punto del recorrido se encuentra el sendero a la Garganta del Diablo.

Volvemos a nuestra Ruta Nacional 40 y dejamos atrás Villa Mascardi y su lago. El Lago Gutiérrez corre norte-sur paralelo a nuestro camino. Se destacan sus aguas azules entre un intenso bosque verde, al frente aparecen las formas rocosas y particulares de la formación del Cerro Catedral (torre sur 2.388 msnm). Vamos al pie del Cerro Ventana (1.906 msnm). Nos aproximamos a la pequeña y dispersa Villa Lago Gutierrez, zona de campings. Aquí podríamos desviarnos por un camino vecinal y comunicarnos con el recorrido del Circuito Chico, ir hacia Villa Catedral, Llao Llao y Colonia Suiza.

Nuestra Ruta se dirige al centro urbano de San Carlos de Bariloche, rodeamos la cara sur del Cerro Otto y alcanzamos a divisar el techo rojo de la confitería giratoria que funciona en su cima. Luego vamos ingresando en barrios suburbanos humildes del alto de Bariloche, para finalmente empezar a descender de frente al Lago Nahuel Huapi y al Centro Cívico diseñado por el Arquitecto Bustillo.

La Ciudad de San Carlos de Bariloche nos recibe tumultuosa de turistas que recorremos la plaza del Centro Cívico, visitamos su Museo Perito Moreno, la calle Mitre con sus enormes locales de chocolaterías y productos para el turista, las voces de argentinos, chilenos, brasileños y europeos que se mezclan en los hoteles y restaurants, la hermosa costanera con vista al lago, la imponente Catedral de piedra, el recorrido por la Avenida Bustillo al Circuito Chico, Puerto Pañuelo, el Hotel Llao Lllao, Colonia Suiza famosa por sus curantos, subir el teleférico del Cerro Otto, senderos en Tacul o en el Cerro López, lagos escondidos como el Moreno.

MAPAS

Ver Ruta Nacional 40 en un mapa ampliado


GALERIA DE FOTOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario