jueves, 26 de julio de 2012

Colalao del Valle y El Pichao, Tucumán

Rumbo al norte por la Ruta Nacional 40, partiendo de las Ruinas de Quilmes y camino a Cafayate, encontramos la pequeña población de Colalao del Valle, en el centro de los Valles Calchaquíes.

Aprovechando las aguas que bajan de las sierras por las nevadas de invierno y torrenciales lluvias de verano, en Colalao del Valle encontramos algunas actividades agropecuarias, viñedos, frutales, también cría de animales. Cada mes de enero se realiza una fiesta en homenaje a Los antigales, con comidas y bebidas típicas y desfiles de gauchos. Tan infaltable como alguna capilla al costado de la ruta es el cruce de animales, ganado, chivos.

Desde el centro urbano parte un camino de ripio que, a través de 7 kilómetros de valles, nos lleva hasta El Pichao, ubicada al pie del Cerro Negro y las Sierras de Quilmes.

El nombre tiene su origen en el quechua y significa “escoba hecha de ramas” o “lugar tranquilo, barrido por el viento”.

El lugar es asombroso, por sus casas de piedra y sus estrechas calles rodeadas de pircas, sus plantaciones de nogales, sus corrales de animales. También su cultivan y elaboran dulces artesanales de membrillo, cayote, higo, pera y se celebra cada mes de febrero la Fiesta Provincial de los dulces artesanales. También hay algunos viñedos.

Partiendo desde la Iglesia encontramos una calle que nos conduce rumbo al sur, entre apretadas pircas, para llegar al punto de partida de los senderos que van a las ruinas de Condorhuasi. Aquí encontramos una construcción con textos y mapas, para cruzar el Río El Pichao y seguir los senderos.

El Pichao no tiene trasporte público y el acceso se interrumpe con las lluvias de verano. Aquí encontramos absoluta tranquilidad para realizar caminatas y disfrutar de la naturaleza calchaquí. Hay alojamiento.

GALERIA DE FOTOS


MAPAS

Ver Salta, Jujuy y Tucumán en un mapa ampliado
 
DATOS UTILES

El pichao



No hay comentarios:

Publicar un comentario