viernes, 27 de julio de 2012

Angastaco y Finca El Carmen, Ruta Nacional 40

Angastaco es una de las localidades de los Valles Calchaquies que encontramos en nuestro camino por la Ruta Nacional 40 uniendo Cafayate y Cachi.

Una región sumamente árida, entre cordones montañosos y tierras arenosas y pedregosas, alimentada por las aguas del Río Angastaco. Viniendo desde el sur, hemos atravesado la imponente Quebrada de las Flechas.

Caminante que llegas a este pueblo arenoso permite que Angastaco te ofrezca su fortuna, su amistad y su vino, que beberás dichoso mientras pisas el blanco corazón de la luna” dice un antiguo cartel municipal que nos recibe.

El poblado esta a un par de kilómetros de la Ruta, lo primero que encontramos es un barrio nuevo de viviendas construidas por planes oficiales.


En el propio pueblo que a fines de los años 70 fue mudado de locación, se destacan su plaza con la figura central de Martín Miguel de Guemes, su iglesia Nuestra Señora del Valle construida en 1979 de paredes blancas, torre y campanario y techos de teja, la sede municipal, una hostería con su parque y pileta y alrededor las casas de sus habitantes, un comercio que ofrece abastecimiento de alimentos frescos y bebidas.

Las casas tienen un estilo colonial, construcciones de adobe, pintadas en blanco, con puertas de gruesa madera y pisos de ladrillo y piedra. El pueblo nuevo fue creado entre 1976 y 1979.

Algo más al oeste, se encuentra solitaria la vieja capilla dedicada a María Auxiliadora de Angastaco, con paredes de adobe, techos de caña y pisos de ladrillo, que fuera construida por los pobladores de la zona en 1945.

Retomando la Ruta Nacional 40 hacia el norte, a unos pocos kilómetros encontramos la Finca El Carmen (kilómetro 4420) que fuera el sitio fundacional del pueblo de Angastaco. El lugar contaba con molino, iglesia, bodega, cementerio y distintas casas.


La iglesia jesuítica es la más antigua del lugar (construida alrededor de 1780 en adobe y techos de paja), sobresale en la cima de un barranco y estuvo durante décadas abandonada hasta que en los años sesenta fue reconstruida con sus imágenes originales, figuras religiosas, pinturas cuzqueñas, paredes de piedra, bancas de madera oscura.

También hay una hostería y cafetería donde alojarse, degusta comidas regionales, organizar caminatas y recorridas a caballo. En el entorno hay cultivos y cría de animales.

Siguiendo nuestro camino hacia el norte, llegaremos al pueblo histórico de Molinos.

GALERIA DE FOTOS


MAPAS

Ver Salta, Jujuy y Tucumán en un mapa ampliado

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario